Consejos útiles


Alimentación


Una alimentación equilibrada es extremadamente importante en el caso del colon irritable


Además de un tratamiento terapéutico adecuado, se recomienda a los afectados por esta enfermedad prestar especial atención a su alimentación, ya que una barrera intestinal deteriorada puede favorecer reacciones adversas ante determinados alimentos y hábitos alimentarios. Por eso, le aconsejamos:

Llevar un diario sobre su alimentación
Un diario de alimentación puede ayudarle a detectar los alimentos que le causan los mayores trastornos intestinales. Registre sus hábitos alimentarios y los problemas digestivos que aparezcan. Aprenda a conocer su cuerpo y sus reacciones, así descubrirá patrones que le permitirán cambiar su alimentación de forma consciente. Pinche aquí para descargar gratuitamente el diario de alimentación.

Comer despacio y con calma
Tómese tiempo para comer. Mastique concienzudamente y evite tragar mucho aire mientras come. Los pacientes con colon irritable tienen a menudo problemas para digerir grandes raciones de comida, ya que una gran cantidad de comida en el tubo digestivo puede desencadenar los síntomas típicos. Por este motivo, coma a diario pequeñas raciones y con frecuencia para no sobrecargar su estómago e intestino.
Llevar una dieta equilibrada
Trate de alimentarse de forma equilibrada para ayudar al intestino en sus funciones digestivas. Reduzca el consumo de alimentos ricos en grasas hidrogenadas como los fritos, las comidas grasas y el chocolate y evite también las especias picantes. Escoja en su lugar alimentos sin procesar, como la fruta, la verdura o la ensalada. Si padece estreñimiento, tome productos con un alto contenido en fibra, ya que esta última absorbe agua en el intestino grueso, se hincha y estimula la actividad digestiva. Sin embargo, la fibra también puede agravar problemas de diarrea y flatulencia, así que tome menos cantidad si es su caso.
Beber en abundancia
Tome suficiente líquido, unos dos litros al día. El estreñimiento puede aliviarse gracias a la hidratación. Sobre todo si padece diarrea es importante que ingiera suficiente líquido, ya que el cuerpo se deshidrata mucho. Especialmente recomendables son el agua mineral o ligeramente gasificada y las infusiones de fruta o hierbas. Evite el café y otras bebidas con cafeína, así como el alcohol o las bebidas con mucho gas, como los refrescos, porque pueden causar flatulencia.
Consejo:
Muchos pacientes de colon irritable padecen además intolerancia a la lactosa. Por eso, pruebe a evitar durante dos semanas la lactosa y anote en su diario de alimentación cómo afecta esto a sus problemas intestinales.

Actividad física

Una recomendación más para los pacientes de colon irritable:

Asegúrese de practicar actividad física con regularidad, ya que también esta estimula el movimiento del intestino. El deporte puede actuar en el intestino como un masaje. Incluya más movimiento en su día a día.

Pueden tener efectos positivos en el colon irritable:
  • pasear después de comer
  • ciclismo
  • correr
  • natación
  • hacer gimnasia
  • hacer yoga
  • hacer senderismo

Relajación

Algunos estudios científicos han demostrado que también el estrés puede empeorar los síntomas del colon irritable

Existen pruebas de que el estrés agudo favorece la aparición de alteraciones en el tracto intestinal. Las causas apuntan principalmente a que los desequilibrios hormonales causados por estrés (por ejemplo estrés emocional) hacen aumentar la secreción de jugos gástricos. Por este motivo, recomendamos a los pacientes de colon irritable que se concedan momentos de relajación. Asegúrese de gestionar de forma activa el estrés y, si es posible, deténgase regularmente para descansar, aunque solo sean unos momentos.

Le pueden ser de ayuda:
  • ejercicios comunes de relajación
  • relajación muscular progresiva
  • entrenamiento autógeno
  • yoga
  • tai chi
  • qi gong
  • Suficientes horas de sueño y a ser posible siempre a la misma hora